Noticias

Obras

06/02/2019

Finalizadas las obras de remodelación de la Residencia municipal, enmarcadas en la implantación del modelo de atención centrada en la persona

Las nuevas instalaciones remodeladas de la Residencia Municipal Sagrado Corazón, tras la finalización de las obras de adecuación realizadas, han sido el primer paso del proceso de implantación del modelo de atención centrada en las personas. Las obras, que han supuesto la adecuación de los espacios,  comenzaron el pasado junio y finalizaron en diciembre, a falta de los últimos retoques y de colocar algunos elementos decorativos. Los trabajos han tenido un coste de 602.664€ y se ha actuado sobre alrededor de 1.300 metros cuadrados.  “Se trata de un modelo que pretende convertir la residencia en lo más parecido a una casa, alejándonos de las estructuras antiguas, más similares a hoteles, y dirigiéndonos a unidades de convivencia, más semejantes a un hogar, personalizadas y adecuadas a cada residente. Pasar de un modelo basado en criterios clínico-asistenciales a un modelo de atención, en el que prime  el respeto a la intimidad y derechos individuales. Este proceso supone una revolución porque persigue pasar de un sistema rígido a uno con mayor flexibilidad en el día a día, en los horarios, que se adecúe y acerque a la persona residente. Se trata de mantener y respetar el principio de autonomía de las personas y lo que hasta ahora ha sido su vida”, ha explicado durante la visita realizada a las instalaciones, el Alcalde Imanol Landa.
El siguiente paso de este proceso de implantación del modelo de atención centrada en las persona será ofrecer formación especializada a todas las trabajadoras y trabajadores de la Residencia.

Distribución

Las obras han consistido en la adecuación de las zonas comunes de las cuatro plantas. Cada piso se ha dotado de una cocina pequeña  (con horno/microondas, lavadora…) y comedor para las personas de cada planta. El objetivo ha sido convertirlos en espacios más acogedores e íntimos, donde cada persona residente pueda disfrutar del tiempo, sola o acompañada por sus visitas, de una manera más privada, en los que incluso las y los visitantes puedan acompañar a la persona residente en su actividad ocupacional. Las y los usuarios también podrán cocinar y realizar tareas cotidianas sencillas, algunas de ellas, incluso con fines terapéuticos.

En estos momentos la Residencia cuenta con 96 residentes, de diferentes grados de dependencia. Las obras han supuesto una reordenación por plantas, quedando de la siguiente manera. La 1ª planta está destinada a psicogeriatría (grado 2 y 3) y la 2ª planta aloja el  servicio médico, farmacia, enfermería, psicología, sala de usos múltiples, Vivienda Comunitaria (14 plazas con grado 1 de dependencia),  y Servicio de Atención Diurna (inaugurado el año pasado, con sus 12 plazas ocupadas).  La 3ª y 4ª planta están destinadas a personas con grado de dependencia 2 o 3. “Estas obras supondrán la próxima puesta en marcha del Servicio de Vivienda Comunitaria, con 14 plazas en habitaciones individuales, en aras a cumplir lo que la Cartera de Servicios Sociales de 2015 decreta para el municipio. Será, junto con los apartamentos tutelados, otra infraestructura para las personas con grado de dependencia 1. El acceso a dicha Vivienda Comunitaria se realizará  a través de Servicios Sociales del Ayuntamiento,  y próximamente se anunciarán los pasos a seguir. Las personas de grado 2 y 3 acceden vía foral, a través del convenio existente”, ha explicado la concejala responsable, Elena Coria.

Además, la residencia cuenta con variados servicios, tendentes a la mejora de la calidad de vida de las personas residentes. Estos servicios son: Enfermería, Médico, Trabajo Social, estimulación cognitiva, gimnasia, peluquería, podología, fisioterapeuta, religioso, socio-cultural además de actividades variadas en la cafetería, por las tardes.

Recordar, que otro elemento importante para la Residencia serán los dos ascensores previstos, que unirán la estación del metro de Aiboa con la parte alta de Neguri-Algorta (Residencia Municipal del “Sagrado Corazón” y las calles Miguel Beascoa y Konporte). Se prevé que las obras comiencen estos días y que el ascensor entre en funcionamiento el próximo verano.  Los ascensores, que salvarán un desnivel de 25 metros, tendrán capacidad para transportar a un máximo de 16 personas en cada viaje. El primer ascensor partirá desde la estación del metro de Aiboa  y tendrá dos paradas: una a nivel de la acera paralela a la vía, y otra más arriba, a la altura de un camino peatonal de nueva creación, que llevará al segundo ascensor. Este segundo equipamiento subirá hasta la calle Miguel Beascoa, y tendrá un doble desembarque para acceder directamente a la propia Residencia Municipal del Sagrado Corazón y  los servicios que en ella se ofrecen, y a la calle Miguel Beascoa.

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +