Noticias

La temporada de poda de arbolado

12/11/2021

La temporada de poda de arbolado se desarrollará hasta marzo, respondiendo a criterios de seguridad, salud de los ejemplares e interferencias sobre luminarias, viviendas o tráfico

plantación

La temporada de poda del arbolado de gran porte y de alineación en calles ha arrancado ya, se realiza por zonas y durante la misma se dará descanso a aquellos ejemplares de alineación que, por su ubicación, no supongan afecciones al vecindario, al tráfico o a la movilidad. Getxo dispone, en la actualidad de 14.602 árboles en sus espacios públicos. Aproximadamente la mitad, 7.366 ejemplares, corresponden a arbolado de alineación en las calles y la otra mitad, 7.236, a los existentes en parques y zonas verdes.

Las labores de poda responden a criterios de seguridad, salud de los ejemplares e interferencias sobre luminarias, viviendas o tráfico, principalmente. El período óptimo para su realización es el invierno, de noviembre a marzo, cuando los árboles están en estado de descanso vegetativo, un período de descanso que resulta cada vez menor debido al aumento sustancial de las temperaturas otoñales y a la entrada cada vez más precoz de las primaveras.  Como dato decir que en la década de los 90 la campaña de poda se iniciaba a primeros de octubre y finalizaba bien entrado abril. Del año 2000 al 2010 se comenzaba a mediados de octubre y finalizaba a últimos de marzo. En la actualidad, a finales de octubre la temperatura apenas baja de los 15 grados, por lo que los árboles mantienen la hoja en plena fotosíntesis y ello obliga a retrasar la poda al mes de noviembre ya que sería un riesgo para el estado sanitario de los árboles llevarla antes a cabo.

En cuanto la poda del arbolado de alineación en calles, se lleva a cabo de forma sistemática sobre determinadas especies cultivadas en acera, con escasas posibilidades de desarrollo de la copa y sin ocasionar afecciones a su entorno. Es el caso del platanero (3.352), la morera (91), el arce negundo (129), el ligustrum, el tamarix, etc.

Por otra parte, la poda de árboles en formación libre existentes en zonas verdes, parques y calles no es sistemática y únicamente se lleva a cabo en casos en los que existen riesgos sobre la seguridad de los espacios, sobre la propia estructura del árbol o interferencias sobre luminarias, viviendas, etc. Estas podas muchas veces son de ejemplares de más de 12 metros de altura. Se realizan del orden de 448 intervenciones programadas al año, atendiendo fundamentalmente a su ubicación, estado sanitario y a solicitudes vecinales.

Hay que diferenciar dos tipos de poda en estos supuestos. Por un lado, está el saneo de la copa, eliminando ramas rotas, secas, enfermas o aquellas en las que existan competencias con otras cercanas. Y por otro, se contempla la reducción de la copa, por la que puede considerarse la realización de podas más o menos drásticas sobre determinados ejemplares o conjunto de árboles que por sus características de crecimiento, elevado desarrollo y ubicación, recomienden disminuir el factor riesgo. Es una medida agresiva que se aplica atendiendo a criterios técnicos. Puede tratarse de una intervención parcial sólo sobre una parte de la copa que puede causar interferencias o riesgos sobre tejados, viviendas, etc.

El 100% de los residuos de poda es reutilizado como material triturado para formación de compost y como cortezas para los parterres (unas 620 toneladas en 2020).

Plantación y reposición de arbolado en la campaña 2021-2022

Además de la poda, en este período se realiza la plantación o reposición del arbolado retirado durante el año por caídas, actos vandálicos, accidentes o enfermedad. Para esta campaña está prevista la plantación de 121 ejemplares de alineación y de 20 ejemplares en parques y jardines:  se repondrán 22 ejemplares en la Avda. de los Chopos, 12 en la calle Mayor, 14 en el Paseo de la Galea, 5 en el parque Usategi y el resto serán reposiciones puntuales en diversas calles.

 Balance campaña 2020-2021

Durante la campaña 2020-2021 se llegaron a podar 3.703 árboles de alineación de calles y parques. Esto es, se podaron unos 1.600 árboles menos que en la campaña previa, por lo que se pudo dar descanso a todas aquellas especies que permitieron no llevar a cabo dicha acción. No obstante, sobre la planificación inicial hubo zonas en las que se decidió intervenir por invasión, fuertes vientos o peticiones vecinales razonadas.

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +